La piel atópica es una enfermedad crónica de la piel que genera sequedad, en consecuencia a esta condición se forman escamas e irritación, ocasionando una molesta picazón. Las pieles secas, con poca hidratación, son más propensas a sufrir de una piel atópica.

Esta enfermedad en la piel se genera por una predisposición genética, adicionalmente por agentes externos que pueden empeorarla, cómo factores ambientales, alérgicos o alimenticios. Esta enfermedad afecta a niños y los acompaña a la adultez.

Cuida la temperatura alrededor, el frío extremo o la sudoración aumentan el eccema, causando mayor picazón y el riesgo de infección.

Hidrata la piel con productos especiales, principalmente, bajo la recomendación de un especialista. Puedes utilizar cremas o leches corporales emolientes, que te ayudarán a evitar la sequedad. Recuerda, primero habla con tu médico.

Evita las duchas prolongadas, esto no quiere decir que no debas ducharte todos los días, considerando que no excedan a 10 minutos.

Utiliza preferiblemente prendas de algodón o fibras naturales, son mas amigables con tu piel.

Los aceites de baños (indicados para pieles atópicas) ayudan a regenerar la barrera hidrolipídica que se altera durante la ducha.

Los expertos aseguran que no existe forma de evitar esta enfermedad de la piel, sin embargo, es posible disminuir la gravedad de los síntomas o que aparezcan infecciones.

Principalmente debes saber qué productos debes utilizar, cuáles serán más apropiados para tu piel o la piel de tu bebé, para ello puedes visitar a tu médico dando click aquí.

Encuentra los productos ideales para tu piel en nuestro Marketplace Farmacéutico.

Te podría interesar….

Categorias: BellezaSalud

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *